DE CRISIS


General / martes, enero 14th, 2020

Crisis

 
La crisis lo devasta todo. Rompe tu vida tal como la conocías. La destruye. Hace añicos almenos una parte de ella. Aunque es difícil que no invada todos los ámbitos de ti; incluso aquellos que creías inquebrantables.

 
La crisis es una maldita putada. Sea anunciada o no. De sopetón o con preaviso. Hay muchos tipos de crisis, pero todas vienen a sacudirte por dentro a lo béstia. Cómo si no tuvieras otras pre-ocupaciones para tener que sentarte a pensar cómo diantres encauzas tu vida cuando llega la temida crisis. Llega, sucede y se va, tan tranquila. Y tú quédate con el marrón y descubre cómo arreglas el desastre ocasionado. (cómo me gusta el cómo).

 
Gestionarlas es una ardua tarea que requiere de todos tus superpoderes. Y ni todas se llevan igual, ni todos las llevamos igual. Cada uno hace lo que buenamente puede.
 
En teoria una crisis nos hunde, para luego salir a flote, y a la larga, volver a subirnos a lugar seguro. A veces es una barquita, otras una lancha de motor y eh! En ocasiones un yate. La cuestión es que al final llegas a tierra firme.

 
Obviamente nuestra primera reacción no suele ser festejarlo (aunque quizás deberíamos hacerlo). Pero te recomiendo emborracharte como primer paso. Ayudar, lo que se dice ayudar, no ayuda, pero oye, a veces un poco de alcohol y buena compañía no viene nada mal. (yo dando consejos útiles, ¡claro que sí!)

Esa primera reacción suele ser una mezcla de rabia, tristeza y desesperanza. La dosis de cada una de estas emociones es personal e intransferible. Lo qué sucede después de esa primera reacción puede marcar la diferencia y, en este punto, no hay nada escrito.

 
Una crisis es un cambio. Por doloroso, duro y horrible que nos parezca en un principio. Y por pocas ganas que tengamos de ponerlo todo patas arriba y dejar esa rutina conocida. Y la forma de tomarse ese cambio marcará toda la experiencia.

Un cambio es una oportunidad.
Tú oportunidad.
De ser otra persona, de probar algo nuevo, de conocer lugares, personas y aspectos distintos, de ti y de los demás.

Puedes vivirlo pataleando o llorando o puedes ser valiente y afrontarlo como un reto.
 
 
Up to u. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *